sábado, 7 de enero de 2017

LA COLABORACIÓN INTERINSTITUCIONAL PARA LA FORMACIÓN EN LA EMPRESA (7): ALGUNAS CONSECUENCIAS

LA COLABORACIÓN INTERINSTITUCIONAL PARA LA FORMACIÓN EN LA EMPRESA (7)
ALGUNAS CONSECUENCIAS
Las relaciones entre el individuo -sea éste el que fuere- y su medio socio-cultural y laboral se establecen en un sistema que requiere de adecuaciones permanentes. La madurez, el aprendizaje, más la satisfacción en esas relaciones permiten que el individuo se esfuerce y establezca la dinámica necesaria para mantener una adecuación y equilibrio constantes en esas relaciones. 
Y ya que estamos con las actuaciones que desde el sistema socio-cultural es preciso realizar para establecer el equilibrio en las relaciones individuo-sociedad-cultura- trabajo, adelantaremos algunas de las condiciones que deberían cumplir los planes de formación ocupacional ante la productividad y competitividad laboral: 
  • Posibilidad de contener ayudas personales 
  • • Formación básica (compensatoria o no) adaptada, tendente fundamentalmente a aumentar las habilidades personales y sociales. 
  • • Acciones diferenciadas y territorializadas, adaptadas a las necesidades e intereses de los individuos o grupos y vinculadas al medio. 
  • • Orientación, asesoramiento e información. 
  • •Presentar unidas la formación cultural con la orientada al trabajo y a la participación. 
  • •Apoyos no formales, que propicien la concienciación, la participación y el acceso a circuitos formales y estructuras de apoyo (escolares, administrativas, etc.). 
Habrá que tener en cuenta, por otra parte, aspectos como los apuntados para España por la Mesa redonda de industriales (Barcelona: 14/11/89) que planteó en su día los siguientes puntos: 
•a.-El concepto de competencia profesional adquirida fuera de los recintos académicos debería ser introducida en el conjunto de las calificaciones académicas de las universidades y otras instituciones de Enseñanza Superior. 
•b.-La enseñanza continua debería convertirse en norma básica. 
•c.-Los políticos, los sindicatos y las empresas deberían hacer todo lo
posible a fin de mejorar la educación de los adultos. 
•d.-Las instituciones educativas deberían realizar cambios estructurales para acomodarse a las nuevas exigencias de los estudiantes adultos. 
•e.-Las empresas deberían generar un estado de opinión que promoviera la competencia profesional y la instrucción. 
•f.-La enseñanza debería entenderse como un inversión productiva. 
•g.-Se debería facilitar la instrucción y hacer que llegue a todos mediante la enseñanza abierta y con suficientes profesores, programas ausiliares, escuelas y modelos nuevos. 
•h.-La competencia y la instrucción son una valiosa posesión individual. Debería constituir un interés propio de cada persona adaptarse y poner al día su caudal de conocimientos a fin de preservar y mejorar su competividad profesional y desarrollarla para satisfacer las exigencias del mercado laboral. 

Todo ello, lógicamente, dentro de los parámetros de análisis en los que nos podemos mover y siendo conscientes de que toda crisis se caracteriza -si no, no lo sería- por la impredecibilidad. 
El reto quizá no sea tanto adecuarse a los cambios tecnológicos (la interdependencia entre naciones permite poco margen en esa decisión), como promover el tipo de cultura que permita conjugar esa adecuación con un tipo de sociedad humana y asequible a la intervención de los individuos. 
En situaciones socio-culturales como la que actualmente vive Europa, en las que se producen cambios acelerados, deben establecerse medidas e instrumentos complementarios de socialización y culturización, tanto en el dominio de las actitudes y valores como en el ámbito de los saberes útiles para los individuos y tanto en la vertiente social como profesional /ocupacional.
Este hecho justifica la aplicación del concepto de educación permanente y también la actuación formativo - educativa fuera de los circuitos socialmente "normales". 
En ambos casos y muy especialmente en el segundo, deben establecerse planes de acción "estratégicos", representados por el poder político, y otros basados en los intereses - necesidades de los individuos o grupos. 

De lo que se trata hoy es de proporcionar una formación profesional diversificada que recoja competencias enculturalizantes y socializadoras, que no debe desarrollarse solamente desde la perspectiva formal o desde el simple adiestramiento para la inserción individual en el aparato productivo. 
El problema para el desarrollo de esta formación que apuntamos es lograr armonizar las instancias sociales que confluyen en la socialización, culturización y ocupación. Estas instancias se muestran antagónicas tanto en los mensajes que intentan transmitir como en el código de valores y de capacidades operativas en las que basan su actuación. 
Familia, escuela, empresa, instituciones ciudadanas y aun el propio Estado funcionan cada una por su lado, generando cada una también distintos conceptos y tratamiento laborales y ocupacionales. 
Dos serían los criterios para centrar la problemática: DIFERENCIACION y TERRITORIALIZACION y dos también las cualidades a exigir: COHERENCIA Y COORDINACION. 

Tomados como principios de actuación, los planes de formación deberían tender siempre al logro de independencia vital, estar basados en la orientación y no suponer nunca irreversibilidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada